¿Qué es y que poner en el footer de una página web?

El footer de una web es uno de los grandes elementos incomprendidos. Bien utilizando podría mejorar la experiencia del cliente, ayudarnos a retener a la audiencia, incluso a conseguir más ventas. Además, puede tener un impacto muy significativo en el crecimiento de nuestro posicionamiento… sin embargo, algunas malas prácticas, como llenarlo de enlaces, podrían llevarnos a una penalización.

Pero antes de nada… ¿Qué es exactamente el Footer? Nos referimos a un apartado relacionado con el diseño web de cualquier plataforma. Aunque si bien es cierto que tiene su papel activo en la decoración, también tiene una función muy importante: Se emplea para trazar un límite que indica al usuario que ha alcanzado el final de la web.

Lo más común es agregar algunos enlaces en el footer. Así, el navegante verá mejorada su experiencia mientras esté en la web.

¿Qué se recomienda poner en el footer de una web?

  • Enlaces comunes: aunque el diseño del footer dependerá de la arquitectura que tenga la página, es común encontrarnos los típicos enlaces de información general sobre las cookies, avisos legales para uso del sitio, copyright, política de privacidad, etc.
  • Logotipos: también es un buen lugar en donde colocar algunos logotipos… ¡pero no el logotipo de la marca! Este debería colocarse arriba del todo, en un lugar bien visible. En esta parte podemos agregar aquellos protocolos HTTPs que indique al usuario que la web cumple con diferentes homologaciones, o que está bajo la supervisión de ciertas entidades. Si estamos hablando de una tienda online, aquí también se pueden agregar los logotipos que se asocian a los métodos de pago admitidos (así, con tan solo echar un vistazo, el cliente potencial sabrá cómo puede pagar).
  • Redes sociales: una práctica que suele funcionar bastante bien es reservar un apartado del footer para indicar las redes sociales en las que tiene presencia la empresa. Ahora bien, esto tan solo funcionará si no se tiene presencia en una gran cantidad, ya que una acumulación de iconos y de enlaces en esta parte podría ser contraproducente. Lo más común es no irse más allá de Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram o Twitter.
  • Formas de contacto: podemos aprovechar también el footer para añadir las maneras que el usuario tiene para contactar con nosotros. Así, no tendrás que estar accediendo a la sección de contacto, permitiéndole ahorrar bastante tiempo. Se puede usar el mismo apartado para colocar el lugar de la ubicación de las oficinas o sede física.
  • Empleados: si seguimos teniendo espacio en el footer, y no lo saturamos, es posible incluir alguna pequeña referencia a nuestros empleados para acercar la web todavía más a nuestro cliente potencial.
  • FAQ: el FAQ (Sección de preguntas y respuestas) ayuda a mejorar la experiencia del cliente, además de ser muy útil a nivel de SEO. Según los expertos, una de las mejores maneras de enlazarlo con la web es a través del footer.
  • Menú secundario: aunque es algo más tedioso de hacer, es posible utilizar el espacio extra que nos encontramos en el footer de tal manera que podamos organizar un gran catálogo de artículos. Se puede crear una especie de menú secundario que ayude a enlazar diferentes productos o servicios, siempre y cuando no nos encontremos con una gran cantidad de enlaces.

Importe: hay que tener en cuenta que es muy raro que un internauta termine haciendo clic en estos enlaces, por lo que conviene ubicarnos en aquellos lugares de la página que no puedan afectar negativamente a la navegación. Si te van a quitar en lugar de aportar, quizá valga la pena reducirlos al mínimo.

¿Cómo diseñar el footer de una página?

1.      Busca un color que destaque

Otra práctica muy común es pensar en un color para el footer que destaque por encima de los demás.

Ahora bien, aunque el color debería llamar la atención, tampoco debería ser demasiado estridente, ya que podría afectar de manera negativa al equilibrio cromático del resto de la web.

2.      Cambio de tipo de letra

Un truco que también puede servir para diferenciar el footer del resto de la web lo encontramos en el cambio de tipografía.

O bien podemos usar un tipo de letra diferente, o bien un tamaño de letra algo mayor en algunas palabras, con el objetivo de resaltarlas.

3.      Rompe con las reglas

Siempre y cuando no sobrecargues el footer, ni añadas una cantidad de enlaces excesivos, tienes plena libertad creativa para hacer cuanto se te antoje en esta parte de la web.

Podemos encontrar auténticas virguerías que diseñadores y webmasters se han atrevido a llevar a cabo.

¿Quién sabe? Quizá se te ocurra hacer algo con el footer que no se ha hecho hasta la fecha.

Ten en cuenta estas consideraciones sobre el footer, empieza a aplicarlas y verás como mejoras la experiencia de tus visitantes.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *