¿Qué son los backlinks tóxicos y cómo eliminarlos?

La ultima actualizacion de 25 de noviembre de 2021

Los enlaces tóxicos están muy estudiados dentro del posicionamiento SEO, y es que pueden un gran problema de una web. Habla de aquellos enlaces de baja calidad, o que han recibido una penalización por parte de Google, que apuntan a nuestra web; es decir, son backlinks o enlaces externos.

  • Podríamos estar hablando de enlaces que no tienen ninguna relación con nuestra página. Por ejemplo, si tenemos una página de mecánico y recibimos un enlace de una pastelería.
  • Podría ser una página que, aun teniendo que ver con nuestra temática, ha recibido una penalización automática o manual de Google.
  • También será un enlace tóxico si se ha abusado del anchor text, de la palabra clave o si salen muchos enlaces al mismo dominio desde la misma página o contenido.

¿A qué llamamos enlaces toxicos?

Para posicionar cualquier proyecto web, hay ciertas prácticas que pueden arruinar todo el trabajo que has hecho durante los últimos meses, como pueden ser los enlaces tóxicos.

Ya sabemos que la única manera de crecer en Internet es conseguir enlaces de calidad que apunten directamente a nuestro proyecto… ya que estos tienen la particularidad de traspasar una parte de su autoría.

¿Pero y qué ocurre en el caso contrario? ¿Qué pasa si nos apunta un enlace de baja calidad, incluso hasta penalizado?

¿Cómo distinguir un enlace tóxico?

Si no conseguimos enlaces, nuestra página nuestra crecerá… pero tampoco lo hará si conseguimos enlaces tóxicos. Aquí nos encontramos con el auténtico dilema de diferenciar un enlace tóxico de uno que no lo es.

Aquí vamos a analizar algunas de las características que podrían estar diciéndonos que estamos frente a un enlace tóxico.

1.     Cantidad de enlaces salientes

Existen páginas que tan solo están pensadas para vender enlaces. Aunque esto no es del todo malo, tiene su pega.

Digamos que una web es un gran barco que flota dependiendo de la autoría que tiene. Si reparte mucha autoría (muchos enlaces) ese barco se irá hundiendo poco a poco, por lo que un enlace suyo no valdrá mucho.

Y no solo eso, sino que Google podría considerarlo como una granja de enlaces, lo que provocará que se penalice y que las páginas a las que apunten también sean susceptibles de ser penalizadas.

Al mismo tiempo, enlazar a muchas webs diferentes es un comportamiento poco natural que Google tendrá en su punto de mira. Quizá no reciba una penalización como tal, pero la web tampoco conseguirá una buena autoridad.

2.     Procedencia

Hay ciertos destinos que nos pueden revelar que estamos ante un enlace tóxico, como podría ser China, Rusia o La India. Es lógico pensar que no tiene ningún sentido que portales de estos países nos enlaces, por lo que estaremos hablando de un link tóxico casi al 100%.

3.     Autoridad

La autoridad del dominio se mide con el indicador DA (Domain Authority). Esta métrica la podemos conocer a través de la barra de MOZ, de la misma manera que otros indicadores de importancia como el PA o la cantidad de enlaces entrantes/salientes de una web.

Si tu página tan solo recibe enlaces que llevan desde páginas con DA muy bajo, no recibirás una penalización de Google, pero el buscador determinará que no tienes una web importante y tampoco lograrás una posición interesante.

4.     Ubicación en la página

Puede parecer que la ubicación del enlace en la página no es relevante, pero tiene mucho que decirnos. Hace algunos años, era habitual enlazar desde el footer de las webs.

Esta práctica era muy común en los desarrolladores web, ya que aprovechaban esta sección para enlazar a su página personal.

Sin embargo, debido al abuso que se le dio a esta parte de la web, terminó siendo una práctica también penalizada.

  • Los links deben estar integrados en las páginas y entradas.
  • Es importante que el link se integre de la forma más natural posible.
  • Debe dar la sensación de que se ha colocado por si el usuario quiere incrementar información, y no para subir autoridad de la web enlazada.
  • A poder ser, debería integrarse en los primeros párrafos del artículo.

5.     Temática

Como ya hemos visto la temática también tiene mucho que ver en si un enlace es o no tóxico.

Una buena práctica es asegurarnos de que siempre nos enlazan páginas de la misma temática, o de una temática relacionada. Así tendrás una página de referencia, una guía a la que se pueda recurrir siempre que se necesite ampliar información.

A veces tenemos que enlazar a temáticas que no parecen naturales. Puede que esto no le guste demasiado a Google, pero lo dejará pasar hasta a un punto. Sin embargo, si es una práctica constante, empezarán a venir los problemas.

¿De dónde pueden venir los enlaces tóxicos en mi web?

Por desgracia, todos podemos tener enlaces tóxicos y no darnos ni cuenta. Si tu página ha dejado de crecer, si has perdido de golpe muchas visitas, o si recibes enlaces de sitios extraños, podrían ser algunos síntomas que indiquen la presencia de dichos enlaces.

Aquí tienes algunas ideas de la procedencia de estos enlaces:

Has comprado un dominio penalizado

Comprar un dominio expirado puede ser una buena idea para empezar un proyecto, ya que te ayudará a saltarte el sandbox de Google. Ahora bien, tendrás que revisar que no ha sido penalizado.

Herramientas como Ahrefs te ayudan a conocer la relación de backlinks que lo apuntan. Si empiezas a ver enlaces de sitios chinos o rusos, o que procedan de alguna PBN, no deberías comprarlo bajo ningún concepto.

Tu web está incluida en una “granja de enlaces”

Lo cierto es que las granjas de enlaces funcionaban muy bien allá por el 2012. Por aquel entonces, los algoritmos de google no eran demasiado sofisticados y era realmente posible posicionar una web a base de meter el enlace en la mayor cantidad de páginas posible.

Ahora ya no es así…

Si te has dedicado a meter tus enlaces en directorios de empresas, foros, o en cualquier otra plataforma en donde sea una práctica habitual, vendrán los problemas.

Puede que Google haya clasificado estas páginas como de SPAM y un enlace de las mismas enturbiará la reputación de tu web.

Si tienes enlaces desde granjas de enlaces, es hora de eliminarlos o desautorizarlos con la herramienta de Google.

Existen muchas páginas que se han diseñado con el único propósito de vender enlaces desde las mismas, a cualquier coste. Mientras la venta de enlaces sea ocasional, y la página se nutra con buen contenido (como puede ser en un diario online), no debería existir ningún problema. Pero si es una práctica recurrente, y no se agrega contenido de calidad con frecuencia, tan solo conseguiremos enlaces tóxicos si nos enlazan.

Ataque de seo negativo

Por desgracia, hay ciertos servicios que te permite lanzar un ataque de SEO negativo sobre los competidores, y por cantidades banales como puede ser 5$ en fiverr. Son servicios que se encargan de generar miles, incluso millones, de enlaces tóxicos para apuntarlos sobre una determinada web.

Ahora bien, no es tan fácil como que un competidor se fije en ti y pulse un botón: estos ataques cada vez funcionan menos, y es que Google puede detectar dichas acciones y actuar antes de que la web se hunda.

Además, también se han dado casos de que un ataque SEO negativo se ha dado la vuelta y ha terminado beneficiando a la web a la que ataca, en lugar de perjudicarla.

¿Cómo detectar enlaces tóxicos en cualquier web? Herramientas que te ayudan

Lo primero que habrá que hacer es buscar síntomas. Tu página se puede comportar de la siguiente manera si tienes enlaces tóxicos:

  • Caída brusca de la web que puede suponer hasta más del 50-60% de las visitas que recibías, incluso más.
  • Desaparición de la web de los resultados de Google, totalmente o solo en relación con algunas keys.
  • Recibes visitas y comentarios de dudosa procedencia.

Cuanto antes identifiquemos el problema, antes podemos actuar. Pero no nos vale con identificar estos síntomas, sino que debemos saber que enlaces tenemos para combatirlos.

Google Search Console

Las herramientas de webmaster para Google puede ayudarnos con la detección de enlaces tóxicos. La gran ventaja de dicha herramienta es que e completamente gratuita, además de venir muy completa.

Estos son los pasos que debes seguir para detectar enlaces tóxicos con ella:

  • Escribe en el buscador Google Search Console.
  • En la parte de la izquierda pulsa en enlaces.
  • Tendrás una lista que podrás exportar a herramientas de hojas de cálculo con todos los enlaces que apuntan a tu web.

Sin embargo, no te permite analizar cada URL de forma individual y sus acciones están un poco limitadas.

Sistrix

Sistrix es una herramienta todoterreno que te puede ayudar con tu problema de enlaces tóxicos. No solo te ayuda con esto, sino que puede hacer una auditoría SEO al completo sobre tu web.

Hace un análisis de cualquier plataforma, incluso hasta de las páginas de tus competidores, para determinar en donde ponen enlaces y los anchor text que usan para ser enlazados.

Para usar Sistrix para detectar enlaces tóxicos, tan solo sigue estos pasos:

  • Accede a Links -> Resumen.
  • En la parte superior tendrás la cantidad de links que te enlazan y en la zona de la derecha tendrás los países desde donde vienen.
  • Echa un vistazo a las gráficas de barras, a los tipos de backlinks (si son follows o no follow), los dominios de referencia, procedencia, keys que te apuntan y demás recursos.

Es mucha información, por lo que conviene digerirla y buscar cualquier tipo de anomalía. Si ves algún grupo de enlaces extraño, ahí tienes la fuente del problema.

He encontrado enlaces tóxicos… ¿Cómo me deshago de ellos?

Ante todo, que no cunda el pánico. Encontrar el origen del problema es muy buena señal, ya que podemos saber cómo solucionarlo.

Tan solo existen dos fórmulas para acabar con los enlaces tóxicos.

1.     Elimina los enlaces de forma manual

Aunque si bien es la fórmula que más tiempo requiere, también es la más efectiva. La idea es contactar, página por página, con los administradores de las mismas para que puedan retirar tus enlaces.

Sin embargo, esto será prácticamente imposible si estamos hablando de una página china o rusa, o si se trata de una estrategia de SEO negativo. Además, si estamos hablando de muchos enlaces, es más que probable que en varias webs no recibas ninguna respuesta.

La idea es escribirles un texto en tono amable, pero que seamos contundentes sobre nuestra voluntad de que retiren el enlace lo antes posible. No dudes en llamar por teléfono o en agotar todas las vías de contacto disponibles.

2.     Usar la herramienta de desautorización de enlace de Google -> Google Disavow Link Tool

Antes de nada, Google te recomienda que tan solo utilices esta herramienta como último recurso, y que la primera actuación es contactar con los webmasters para que se proceda con la retirada de los enlaces de forma manual.

Te dejo un vídeo de como Matt Cutts explica la función «Disavow links» desde la herramienta de Search Console

Esta herramienta es algo peligrosa, porque literalmente “capa” la acción del enlace sobre nuestra web.

  • Podría darse el caso de que bloquees un enlace que no sea tóxico y tus visitas caigan en picado.
  • Podrías eliminar un enlace tóxico, pero que Google no ha clasificado como tal. En este caso, el enlace te estaba ayudando más que perjudicando, y lo has eliminado.

Investiga bien sobre como debes usar la herramienta: tan solo tendrás que subir un archivo de texto con los enlaces o dominios a bloquear, pero tendrás que hacerlo siguiendo una estructura minuciosa.

¿Cada cuanto tengo que revisar los enlaces tóxicos de mi web?

No esperes a tener ningún síntoma. Los expertos recomiendan hacer una revisión de enlaces tóxicos con una frecuencia de entre 1-2 veces mensuales. Utilizando alguna de las herramientas comentadas no tendremos que complicarnos la vida.

Sigue esta guía y podrás detectar enlaces tóxicos para su posterior eliminación.