¿Qué es y cómo crear mi marca personal?

¿Conoces ya la importancia que tiene crear tu marca personal? Es posible que conozcas el personal branding, que es fundamental a la hora de conseguir que un determinado proyecto se consolide en el mercado, que logre llegar a su cliente potencial, además de a conseguir sus objetivos (que puede ser aumentar el tráfico, las ventas, la cantidad de suscriptores).

Si embargo, aunque la marca personal se asemeja mucho a este concepto, no es lo mismo.

Pero si todavía no has creado tu marca personal, no la estás impulsado en el mercado o, peor aún, no sabes ni tan siquiera de que estamos hablando, este artículo te interesa.

Te vamos a explicar su importancia y como crear tu marca personal:

¿A qué llamamos marca personal?

Podemos definir la marca personal con la huella que dejamos en otras personas, como puede ser en nuestro buyer persona. El objetivo es tomar consciencia sobre la huella que estamos dejando y de los pasos que tenemos que dar para cambiarla si no es lo que pretendemos.

La diferencia entre el personal branding y la marca personal es que esta última comprende una serie de estrategias y directrices que permiten gestionar tu imagen como si lo hicieras con la de una marca o compañía. Buscamos diferenciarnos en el mercado de nuestros competidores.

  • Por ejemplo, un redactor web podría trabajar su marca personal de tal forma que atrajese a clientes para persuadirles de que contratase sus servicios.
  • Otro ejemplo podría ser el de una chica que se ofrezca para dar clases particulares a niños de primaria. Trabajaría su marca personal explicando porque deberían contratarla a ella en lugar de a sus competidores.

Crear una sólida marca personal es más complejo de lo que parece: requiere de un trabajo diario, de estudiar el tipo de mensajes o mensajes que se van a enviar, el medio en el que nos vamos a mover y el canal de emisión.

Para que esta información sea más fácil de digerir, vamos a dividir este artículo en diferentes partes:

¿Cómo crear mi marca personal desde cero? Las técnicas que mejor funcionan

No te preocupes si ni tan siquiera sabías que era la marca personal hasta que has llegado a este artículo. Aquí vas a encontrar un pequeño listado que te permitirá desarrollarla, mientras aprendes todo lo que debes saber sobre el tema.

Pon atención, usa tu sentido común, piensa en todas tus características que puedan destacar sobre los demás, y empezamos:

1.  Pregúntate que es lo que estás buscando

No puedes crear una sólida marca personal si no sabes que es lo que pretendes con ella. Este es uno de los errores más comunes que se cometen, y lo vemos cuando muchas personas se abren cuentas sin parar en las diferentes redes sociales, y luego no las mantienen, o suben contenido sin ningún tipo de lógica.

Para crear tu marca personal debes establecer una serie de objetivos de entrada. Estos deben cumplir con las siguientes características:

  • Deben ser mesurables: de nada sirve establecer objetivos si no puedes medirlos o no tienes las herramientas adecuadas para ello. Con la medición podremos calcular en que punto nos encontramos de nuestro objetivo.
  • Deben motivarte: un proyecto aburrido, sin esa chispa que te enganche, puede hacer que lo dejes a la primera de cambio. Busca objetivos realistas que te motiven. Además, las acciones diarias que te ayudarán a llevarlos a cabo deben ser fáciles de integrar en tu rutina.
  • Debes ser preciso: en la definición de objetivos es muy importante ser preciso con lo que se está buscando. No es muy preciso pensar en simplemente ganar popularidad en Facebook o en convertirse en un influencer. Deberíamos pensar, por ejemplo, en incrementar en número de seguidores en Facebook en un 50%.

Definición de objetivos para la creación de la marca personal

En muchas guías se trata esta cuestión muy rápidamente, y esto puede dar lugar a graves errores en este punto. Principalmente, tendremos que considerar 2 claves:

  • Naturaleza: determinaremos si lo que perseguimos es un objetivo comercial (como puede ser incrementar el nº de contrataciones del servicio), un objetivo profesional (podría ser acceder a un puesto de trabajo) o un objetivo social (un buen ejemplo de ello sería potenciar el engagement con tu público).
  • Tiempo: habrá que establecer la franja de tiempo que nos hemos impuesto para conseguir el objetivo. Por ejemplo, puede que nos hayamos planteado encontrar trabajo potenciando nuestra marca potencial en un plazo de 2 meses. Lo interesante es plantarse objetivos a corto, medio y largo plazo.

Los objetivos a corto plazo evitan que nos desanimemos, ya que nos iremos motivando a medida que los cumplimos. En cambio, en el horizonte visualizaremos los objetivos a medio y a largo plazo, que nos harán esforzarnos más a cada día que pasa para conseguirlos.

No dudes en dedicar al apartado del establecimiento de objetivos tanto tiempo como necesites. Este punto debe quedar bien claro porque, de lo contrario, se vendrá abajo toda la estructura que construyamos después-

Además, estos objetivos también deben cumplir con unos determinados requisitos.

  • Tienen que ser específicos: los debemos concretar lo máximo posible.
  • Deben ser medibles: como ya hemos comentado, si no se pueden medir, no sabremos en que parte del camino estamos.
  • Tienen que poderse alcanzar: no tiene ningún sentido que nos impongamos objetivos inalcanzables.
  • Deben ser realistas: los objetivos tienen que ser realistas y versar sobre objetivos concretos.
  • Deben tener un horizonte temporal: tienes que establecer un tiempo aproximado de en cuanto tiempo los quieres conseguir.

2.     A la búsqueda de tu buyer persona

Dependiendo de los objetivos a conseguir, tendrás un determinado buyer persona, también conocido como público objetivo.

Siguiendo uno de los ejemplos anteriores, si lo que quieres es que te contraten en un puesto de marketing, quizá lo que deberías hace es ofrecerte a agencias de marketing o, por lo menos, a entidades que cuenten con este departamento. Estas empresas serían tu público potencial.

Encontrar a tu público potencial te ayudará a ahorrar mucho dinero y tiempo para dar forma a estrategias que te ayuden a conectar con el mismo.

Vamos a suponer que quieres lanzar una estrategia de marketing en Facebook para vender unos bolsos hechos a mano. Esta red social tiene un usuario con una edad media de más de 40 años, mientras que en Instagram es menor de 35 años.

No solo importa encontrar a tu buyer persona, sino que también tendrás que determinar en qué canales se mueve.

De nada sirve crear el mejor contenido si, a la hora de la verdad, este está incluido en un canal incorrecto. Descubrirás que consigues muy pocos impactos y que nadie se está leyendo tus contenidos.

3.     Cómo adaptar el mensaje para tu público potencial

La forma en la que comunicas el mensaje también es crucial para la captación de seguidores. El contenido que emites debe ser claro, con una intención lógica que pueda interpretarse sin complicaciones por parte de tu cliente potencial. Cuando más claro sea, más sencillo te resultará hacer ver tus diferencias en comparación con los servicios similares que puede ofrecer cualquier otra persona.

Si estás empezando a crear tu marca personal, es bastante normal que no sepas como crear tu mensaje, ni mucho menos como adaptarlo a tu público. Para empezar, puedes ayudarte en referentes de su sector, en aquellas personas que te guste como son capaces de comunicar. Nunca se trata de copiar, pero sí que te puedes guiar en su forma de emitir, ya que así podrás averiguar qué es lo que funciona, y que es lo que no.

Para adaptar el mensaje tendrás que empezar a preguntarte que es lo que quieres decir y como lo vas a hacer. Determina si te interesa tener un perfil técnico o más simple, las emociones que quieres desatar en el destinatario, el nivel de intensidad de las mismas, la maquetación que vas a dar a tus recursos (textos, vídeos, infografías, etc.).

Estas recomendaciones te permitirán conseguir una buena adaptación del mensaje para tu buyer persona:

  • Natural: la única manera de mejorar la conexión con tu cliente es que expreses un mensaje natural. Olvídate de textos robóticos con clara intención de venta. La idea es que aprendas a comunicarte de tal forma que resuelvas las dudas de tus clientes y apliques un sistema de venta mínimamente intrusivo.
  • Busca la forma de mejorar la experiencia: siempre hay margen para mejorar la experiencia de venta del consumidor. Conociendo a tu público objetivo, manejando los datos que tienes sobre él y buscando forma de obtener nuevos, tendrás una completa guía que te servirá para darle una mejor experiencia en cada ocasión.
  • Diversifica el contenido: aunque el texto es la única manera que tenemos para posicionarnos en los buscadores, no es el único tipo de contenido con el que podemos llegar a nuestros clientes. Por ejemplo, tenemos las imágenes o los vídeos. Tendrás que adaptar la forma de comunicarte a cada medio que uses para hacerlo.
  • Positividad: Erige tu marca sobre valores de positividad y entusiasmo. Si consigues transmitir estos valores positivos a tus clientes, no solo lograrás que se interesen por lo que ofrezcas y se decanten por ello, sino que también los afiliarás para conseguir una clientela habitual.
  • Adecúa el tono: La manera en la que te orientas a tus clientes lo es todo. Asegúrate de incluirla en tu proyecto, como si fuera algo habitual con lo que te sientas cómodo/a. Busca con cuidado el tono que mejor se aplica en cada caso y verás como potencias tus resultados.

4.     Cualquier detalle cuenta en tu imagen personal

Los pequeños detalles son los que más cuenta a la hora de forjar tu imagen personal. Puedes analizar una marca de renombre para comprobar de qué manera mima su marca corporativa. Como en el branding empresarial, en la imagen persona tu eres tu propia marca. Será crucial mantener una actitud profesional, ya que esto te permitirá alinearte con tus objetivos y conseguirlos con mayor rapidez.

A la hora de perfilar los detalles, empezaremos a trabajar en cómo te quieres mostrar al público. Tendremos que mostrar nuestro estilo o, por lo menos, uno que seamos capaces de mantener cada vez que nos expongamos al público.

  • En este sentido, es vital sentirse cómodo con lo que expresamos y creer en nuestra marca. Si no es así, tu cliente se dará cuenta enseguida de que no pareces natural. Al fin y al cabo, si tu no crees en tu marca, ¿por qué debería hacerlo un cliente?
  • Dependiendo del público objetivo al que te estés orientando, es posible que tengas que adoptar un determinado estilo o concepto. Por ejemplo, si quieres darte a conocer como un entendido del mundo gaming, es posible que quieras aparecer en los vídeos con camisetas y sudaderas de personajes del mundillo, decorar el entorno con merchandising relacionado como posters, tazas, alfombras, etc.
  • Cualquier elemento puede ayudar a mejorar el engagement con tu cliente potencial. Una camiseta con un eslogan especial, una coletilla que repitas en momentos clave, una frase que te haya gustado. Todo esto te ayuda a diferenciarte de la competencia y a ser recordado por tu público.
  • En cuanto a los elementos gráficos (como puede ser tu logotipo, el tipo de letra que utilizas, las tonalidades de color que quieres que se adapten a tu estilo), también son elementos que se tienen que personalizar con todo detalle. Debe existir una cierta lógica en esto: por ejemplo, si tus colores son el verde y el blanco, no deberías cambiarlos en cada vídeo. Además, estos deberían aparecer en tu logotipo, en la letra que usas en tus vídeos, así como en otros recursos.

5.     Creando tu planning de ideas

Hasta aquí hemos visto la teoría, pero es momento de pasar a la acción. Todo lo anterior o sirve de nada si no empezamos a trabajar: es el momento de crear un planning con todas las ideas con las que vas a probar.

No se trata de ir probando sin más para ver que funciona y que no: la idea es que todo esté planificado y apuntado en un calendario. En el mismo podrás apuntar la fecha en la que vas a iniciar una estrategia, el tipo de contenido, la duración que vas a asignarle para esperar resultados y como podría solaparse con otras estrategias.

No importa que tan simple o complejo sea el contenido que vas querer compartir: tanto como si es una simple fotografía que vas a colocar en Facebook, un vídeo que vas a subir a Tik Tok, una cadena de artículos que vas a redactar en el Black Friday para promocionarte, o cualquier otra idea.

Debes llevar un registro de todas estas acciones, ya que así las podrás medir y control. Existen aplicaciones, como Sticky Notes en Windows, o Google Calendar, que pueden ayudarte a llevar un control para que no se te pase nada importante.

6.     Monitorización

Como ya hemos visto en el apartado de establecer objetivos, es importante controlar la evolución de ellos. Y lo mismo nos ocurre con toda la estrategia: lo cierto es que, si no utilizamos avanzadas herramientas de monitorización, no sabremos hasta qué punto nuestra marca personal está consiguiendo el impacto que buscamos.

Estas herramientas actúan como una especie de mapa que nos ayudan a saber el punto en el que nos encontramos en relación con nuestros objetivos. Si vamos en buen camino, podemos limitarnos a observar o añadir acciones para determinar si podemos ir más rápido. Si no vamos por buen camino, tendremos la información con la suficiente antelación como para provocar cambios y corregirlo.

En este punto vamos a definir el concepto de KPI. Es el acrónimo de Key Performance Indicador, o indicador de marketing. Nos permite cuantificar aquellos valores que se consideran clave para la estrategia que vas a seguir.

Aquí tienes algunos de los KPIs más importantes que nunca debes perder de vista mientras creas tu marca personal.

  • Alcance de tu marca: podrás conocer este alcance en los medios sociales en donde estés dando a conocer tu marca. Por ejemplo, teniendo en cuenta la cantidad de suscriptores que tienes ahora mismo en Facebook o Instagram, los likes que recibes en los videos que subes en YouTube o en Tik Tok, así como cualquier estadística relacionadas.
  • Conexión (engagement): este KPI se refiere al nivel de compromiso que ha adquirido el buyer persona con nuestra marca. Ya sabes la importancia que tiene ofrecerle al lector contenido de calidad que no esté destinado completamente a vender, sino a solucionar sus dudas. Para determinar el engagement con el cliente tendremos que estudiar el balance de las opiniones que recibimos, la cantidad de veces que comparten nuestras publicaciones, si recomiendan tu marca, así como cualquier otra publicación que pueda redundar en tu beneficio.
  • KPIs de tu sitio web: existen algunos indicadores en tu sitio web (página corporativa, blog, eCommerce) que también resultan fundamentales a estudiar para determinar si tu marca tiene el crecimiento esperado. Por ejemplo, la cantidad de visitas que recibes, la cantidad de páginas de media que consultan tus lectores, el tiempo que permanecen leyendo tus contenidos, la tasa de rebote, los contenidos que mayor relevancia tienen, etc.

Estas métricas siempre deben estar visibles, ya que nos permitirán saber si estamos teniendo un crecimiento lógico, o si hay algún factor sobre el que tengamos que actuar porque los resultados no son los que cabría esperar.

Recomendación: debemos ser versátiles y amoldarnos a los acontecimientos. En Internet, las cosas pueden cambiar de la noche a la mañana, y nunca se sabe cuándo va a aparecer una nueva tendencia de la que puedes aprovecharte para conectar con tus seguidores a un nuevo nivel.

¿Qué ventajas tiene potenciar tu marca personal?

Ya conoces los pasos clave que deberías seguir para trabajar tu marca personal. A lo largo del recorrido que hemos hecho por los 6 pasos anteriores hemos destacado algunas ventajas de potenciar tu marca personal, pero puede que algunas hayan quedado explicadas de forma superficial y/o poco claras.

Aquí detallamos los beneficios para que ninguno pase desapercibido:

Nos ayuda a marcar la diferencia

No importa el sector al que te dediques o la idea que tengas. Te enfrentas a un mercado sobreexplotado en el que vas a encontrar competencia allá en dónde mires. Por ello, cualquier cosa que te ayude a diferenciarte será bienvenida.

Trabajando tu marca personal podrás encontrar oportunidades escondidas que te pueden resultar muy rentables.

Pasarás de invisible a visible

Digamos que te ayudará a crear un gran escaparate para darte a conocer a tu público. Podrás hacerle llegar tu mensaje y, si este es positivo, verás cómo se terminan decantando por lo que les ofrece.

Tu buyer personal entenderá el valor de lo que le estás ofreciendo, con toda las oportunidades y posibilidades que esto entraña.

Te ayudará a evolucionar

Internet está repleto de tendencias y herramientas que no dejan de evolucionar. Desarrollar tu marca personal te ayudará a adquirir habilidades en muchas áreas: diseño gráfico, diseño web, posicionamiento SEO, SEM, gestión de redes sociales, etc.

Aunque no logres que tu marca consiga sus objetivos, es innegable que el camino está repleto de prácticos conocimientos que puedes necesitar usar en cualquier momento.

Consejos clave que te ayudarán a perfeccionar tu marca personal

Si ya tienes tu marca personal, y has pasado por los pasos ya descritos, queremos que este artículo también pueda resultar de tu interés. Aquí van algunos consejos que te permitirán mejorar tu marca personal, además de detectar aquellos errores que podrían estar lastrando tu crecimiento:

  • Mejora continua: no se puede concebir la marca personal como un ente hermético que no evoluciona. Debe estar siempre en sintonía con las nuevas tendencias, ya que siempre hay capacidad de mejora. Aquella persona que se decide a trabajar su marca debe estar dispuesta a trabajar muchas horas, a investigar mucho y a adaptarse a cualquier cambio en un tiempo récord.
  • Amplía tu red de contactos: si no tienes una buena red de contactos, de nada servirá actualizar tu perfil sin parar, y es que nadie llegará a ti. Aprovecha cualquier ocasión o evento para darte a conocer. Por ejemplo, LinkedIn puede ser una interesante red social en la que aplicar tu red de networking.
  • Cuida a tus clientes: tu buyer persona tendrá muchas preguntas y dudas sobre lo que haces o vendes. También es posible que se presente con problemas o quejas. A la hora de desarrollar tu marca personal también adquieres una serie de responsabilidades. En base a la información que extraigas del feedback con el cliente, podrás tomar decisiones para mejorar tu marca.
  • Calidad: piensa activamente en como ofrecer nuevos contenidos al cliente de forma que sigan siendo de calidad, que enganchen y que sean innovadores. Esta capacidad de adaptación será precisamente lo que te permita sobrevivir cuando las cosas se pongan feas.

No cometas estos errores a la hora de crear tu marca personal

Existen algunos errores muy comunes que la gran mayoría de nosotros cometemos al desarrollar nuestra marca, y que pueden hacer que el proyecto se acabe antes de lo que cabría esperar:

1.     No ser natural

Si tus clientes identifican que no te sientes natural con lo que haces o venden, si creen que eres pura fachada, es muy raro que confíen en ti. Si tu no confías en lo que haces, no puedes pretender que otra persona lo haga.

Tendrás que encontrar la manera de sentirte cómodo y verás como las cosas irán más fluidas.

2.     No crear un planning lógico

Crear contenidos sin planificar, subir contenidos de cualquier manera a las redes sociales o, en definitiva, no tener ni idea de lo que se está haciendo, tan solo te hará perder tiempo.

La gran mayoría de nosotros empezamos así, y esto nos hace perder muchas oportunidades hasta que nos metemos en un proyecto serio.

Hagas lo que hagas, asegúrate de planearlo TODO.

3.     No elegir al público objetivo correcto

No utilizar correctamente las herramientas de segmentación puede hacer que te orientes a un sector del mercado inadecuado para ti. Esto supone una gran inversión en publicidad que no amortizarás.

También es muy común crear campañas sin un público objetivo determinado. Esto es absurdo, ya que es imposible que ofrezcas algo que interese a todo el mundo.

De una correcta segmentación se extraerán palabras clave relacionadas, un tono de voz, artículos y otros criterios de importancia.

Tener claro a tu público objetivo es un paso clave que debe quedar claro antes de seguir.

En conclusión

Como ya has podido leer, crear tu marca personal no es precisamente lo más sencillo del mundo, pero merece mucho la pena si se hace bien. Puede ser la forma de conseguir la rentabilidad en Internet, ese easter egg que todos buscamos, pero que tan solo unos pocos consiguen alcanzar.

Si eres concienzudo, prestas especial interés a los detalles, y no te importa trabajar tantas horas como hagan falta, seguro que podrás crear una marca personal con la que te sientas identificado y, al mismo tiempo, convenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *